Todos los gatos van al cielo (Relato)

lolaTODOS LOS GATOS VAN AL CIELO (Relato)
Por Arnaldo Quispe.

Aún tengo la impresión que saldrá de alguna parte, de entre las rejas de la casa del vecino de enfrente o vendrá a mi encuentro desde el bar a unos veinte metros de mi puesto de estacionamiento o simplemente al abrir mi puerta ella aparecerá inesperadamente, como en muestra de actitud de la que dice “espérame, yo también tengo que entrar”. Ayer por la tarde por ejemplo cuando salí de mi trabajo y me dirigía a mi casa una fuerte nostalgia me invadió mientras escuchaba la canción “Can’t help falling in love” de Elvis Presley, ello me provocó algunas lágrimas de solo pensarla y recordar en imágines escenas de más de dos años alegrándonos la vida y llenando un vacío en nuestro hogar, es una lástima que mi querida “Lola” haya dejado este mundo terrenal de una bruta manera, por ello creo que aquellas lágrimas son solo una muestra espontanea, de una persona apasionada como yo que ha vivido rodeado de gatos toda su vida.

Mi gata Lola, como cada gato en el mundo tenía sus particularidades, era tricolor con un carácter fuerte yo diría hasta selvática y de pocos amigos, muy leal a la hora ver la televisión y de la comida. De pequeña era una gatita que la recogimos de una veterinaria, cuando practicamente acababa de abrir los ojos, en aquél entonces se dejaba querer y la vimos crecer con todo el afecto que pudo recibir de parte nuestra. Cuan grande fue nuestra sorpresa al verla cabecear la pelota y rodarla en el piso, algo que le duró algunos meses y que por lo mismo le puse de sobrenombre “gattina calciatore” (gatita futbolista), como cuando al cumplir casi el año de vida nos trajo la sorpresa de desarrollar una panza descomunal y que posteriormente nos regalaría otros cinco gatitos que luego regalamos excepto “Bianca” que aún nos acompaña y hace mérito a su nombre pues es completamente blanca, cuantas sorpresas y bellos gestos de una sola gata muy responsable de sus crías, hasta darles leche materna ya bien grandes.

A veces me da la impresión que “Bianca” (la hija) entra del patio trasero a la casa como llamando a su mamá Lola, se le escucha extraña como si se lamentara de no encontrarla, como si la buscara y se sintiera confundida, como si compartiera con nosotros la pérdida. No se quién dice que los gatos o perros no sienten, yo estoy convencido que sí, pues ella ahora busca compañía y consuelo, casi puedo intuir que con su primer año de vida, como que siente la pérdida de su madre y se lamenta por ello. Tenemos fé que se le pase y vuelva a tener la chispa y amor que ha heredado de su mamá gata.

Es extraño para mí escribir este relato por la muerte prematura de mi gata, pues no me imaginaba que ello ocurriera de la mano de un conductor irresponsable, que según testigos lejos de frenar o esquivar la presencia de la gata, como que la hubiera embestido voluntariamente sin medir las consecuencia y sin ningún pudor. Muchos conductores no se imaginan siquiera el dolor que nos puede causar la pérdida de un animalito indefenso al que equivocadamente llamamos mascota, ellos si tuvieran mayor prudencia o respetaran los límites de velocidad simplemente muchos de estos animalitos sean de ciudad o del bosque conservarían la vida que es un don preciado que nadie tiene derecho a hurtar.

Solo me queda agradecer a mi gata “Lola” por habernos elegido como familia, por estar a nuestro lado en las buenas y en las malas y sobre todo por brindarnos mucho amor, tanto como si fuera una respuesta de la propia naturaleza que te habla y de dice por medio de los ojos: “yo también te amo”. Gracias querida gata Lola sé que te vamos a recordar en la memoria de los tiempos y de hecho más de un lindo homenaje te vamos a brindar, para mí vale la pena esto que digo, no creo que esté perdiendo el tiempo, pues solo he querido compartir este mensaje con la paz que me caracteriza en honor de mi linda gata tricolor quién me esperaba en la puerta de la casa cada vez que regresaba cansado del trabajo. Gracias querida Lola.

Si alguien desea verla en acción con la pelota en este link.

Un comentario sobre “Todos los gatos van al cielo (Relato)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s