El colibrí de Nazca – cuento

cuento-el-colibri-de-nazcaEL COLIBRÍ DE NAZCA

Por Arnaldo Quispe

La vida de los Nazca era de paz y esplendor, como cultura habían logrado una perfecta sincronicidad con las fuerzas climáticas y telúricas de la madre tierra. Este pacto con los elementos de la naturaleza fue celebrado siempre con la realización de grandes ceremonias, fiestas y diseños gigantes de figuras antropomorfas y zoomorfas sobre el terreno desértico, de modo tal que la cosmovisión Nazca perdurace en la eternidad.

Los hombres sabios y de medicina que poseían conocimientos astronómicos precisos, predijeron una gran sequía, que duraría siete largos años y que pondría en riesgo la agricultura que desde ya era siempre amenazada por la áridez del terreno. Para prevenir esta catástrofe ecológica proveniente de las irregulares corrientes oceánicas tuvieron que prepararse, a fin de dar continuidad a la civilización y evitar una migración forzada. El pueblo Nazca fue convocado. Todos los seres vivos, humanos, animales grandes y pequeños fueron invitados a realizar una gran limpieza minuciosa de los canales y acueductos de irrigación que alimentaban el valle principal. Ellos debían conservar en buen funcionamiento los pequeños afluentes del río principal que surgen desde las altas cumbres andinas.

Para este trabajo sin precedentes de ingeniería, hombres, mujeres y niños se pusieron manos a la obra desde mucho antes de la normal llegada de lluvias en la sierra. Se cuenta entre las leyendas Nazca que muchos animales de la Región acudieron en ayuda de este megaproyecto, de tal modo que llegaron animales de carga como llamas, alpacas y vicuñas, como se había decretado un estado de tregua hasta pumas, zorros y vizcachas andinas comenzaron a colaborar con la limpieza. Las aves no se quedaron a observar y llegaron representantes de las aves palmipedas, flamencos, patos andinos, perdices y cóndores. Para sorpresa de los presentes llegaron numerosos colibrís de todo tipo, tamaño y color, nunca antes se habían visto tantas variedades juntas, de diferente aspecto y dimensión. Su labor de repente no era proporcional al de la labor del cóndor, pero los hombres y mujeres Nazca admiraron la capacidad infatigable de trabajo de estas pequeñas aves, que se contaban en miles. Los colibrís eran los más entusiastas con esta empresa titánica.

Cuando las inclemencias climáticas azotaron la civilización Nazca, se dice que el valle principal gozó siempre de agua procedente de las reservas, puquios y las altas lagunas andinas, y que el trabajo de prevención fue muy eficaz, de modo tal que los años que se esperaba serían secos, la población y los seres vivos del entorno pudieron sobrevivir afrontando esta dura prueba de la pachamama. En agradecimiento a la participación laboriosa del colibrí, los hombres y mujeres Nazca celebraron rituales en memoria de estas entusiastas aves y diseñaron sobre el desierto un colibrí gigante en honor de su labor sobrenatural y solidaria.

Fuente: http://www.takiruna.com

2 comentarios sobre “El colibrí de Nazca – cuento

  1. Efectivamente nuestros pueblos de Abya Yala, no eran pueblos ignorantes, aino toda una civilizacion, con ciencias y tecnologias armonizadas con la vida. Tenemos la oportunidad de haber recorridos estos lugares y damos fe, de esta expresion cosmica y cientifica.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s