El zorro y el ratón – relato

1zorrito

EL ZORRO Y EL RATÓN

Crónica por Arnaldo Quispe

El salto es magnífico. Hasta hoy solo lo había visto solo en documentales y en fotos. Hoy lo ví con mis propios ojos y me quedé perplejo. Este zorro era lo suficientemente grande, como del tamaño de un perro mediano y saltaba de manera acrobática una y otra vez sobre la nieve, cuando me acerqué lo sificiente sin espantarlo vi que jugaba con un ratón, lo cogía, lo dejaba escapar, lo volvía a coger, lo dejaba escapar de nuevo, era divertido verlo saltar por más de un metro de altura, como si al hacerlo se detuviera en el el aire y observara en milésimas de segundo su entorno, decidiendo el paso a seguir, concentrado en este caso en su pequeño ratón, pero por lo visto a pesar que le saltaba encima una y otra vez no le causaba mayor daño, pues el infeliz cautivo se reponía y emprendía fuga apenas podía.

Curiosamente este zorro no mató a su presa, lo dejó huir una vez satisfecho del juego. Durante la experiencia me vi fuertemente impulsado a filmarlo con el celular, pero no logré capturar ningún salto, tuve muy pocos segundos, no los suficientes para coger este regalo y compartir este modo de alegrarme el comienzo de un nuevo día. Estas cosas me emocionan, son cosas simples que por su belleza me hacen ser testigo de un mundo maravilloso, porque en cualquier logar donde uno se encuentre si uno siente la conexión con la naturaleza, ese momento es una bendeción y pasan a formar parte de los recuerdos más presentes en el futuro todavía inexsistente, dignos de compartir a la gente con oídos.

Si esto tiene enseñanza yo diría que esto se llama jugar, divertirse al extremo, con la potencialidad de dominar y perfeccionar el arte frenético de vencer. Un juego necesario que le ayuda a agudizar sus capacidades de sobrevivir bajo cualquier condición ambiental. Me da la idea del poder de decisión, un poder puro, no maligno, uno para cambiar el programa, para afinar, para dominar el propio ego y meterlo a buen recaudo. Después de todo este zorro dejó libre a su presa o probablemente esta crónica sea errada y zorro y ratón comparten una amistad anciana, una sinergia que les permite darse cita y jugar al encuentro de cada alba invernal.

Fuente: http://www.takiruna.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s