Los dos maestros – cuento

LOS DOS MAESTROS

Autor: Arnaldo Quispe

Cuenta la historia de Mario, un jóven psicólogo muy entusiasmado con la idea de crecer espiritualmente. Uno de sus profesores de universidad conocedor del asunto, le había recomendado dos maestros espirituales que pasarían por la ciudad a dictar seminarios en los próximos meses del año.

El primer gurú, era un psicólogo inglés al cual le precedía un gran curriculum, además de estudios en las escuelas místicas de la India y Japón, con varios linajes de afamados maestros todos orientales, es más, con masters y doctorados en psicología en Oxford y Cambridge. Era asombroso estar con alguien de ese nivel, que además hablase cuatro idiomas, combinando las disciplinas orientales y la universalidad occidental, con libros publicados y viajes continuos por el mundo dictando seminarios y conferencias. Era lo que había estado buscando: un gurú occidental y estaba dispuesto a ahorrar o hacerse de un préstamo para inscribirse a uno de sus costosos seminarios.

Faltando una semana para dicho seminario y dando ya un adelanto para el mismo, decidió acudir a una conferencia que dictaría el segundo maestro recomendado por su profesor. Este era un indio quechua cuzqueño de una comunidad llamada Q’eros, que apenas hablaba español y la gente curiosa acudía numerosa para escucharlo por igual.

Grande fue su indignación al asistir a la conferencia y enterarse que éste curandero no registraba un curriculum escrito, ni diplomas, ni libros publicados, ni nada material palpable, nada de nada. Mario por su formación universitaria occidental estaba decepcionado por tratar de entender a alguien que a duras penas podía leer y escribir.

Aún contrariado por el momento, fue muy grande su sorpresa al ver entre los asistentes a dicha conferencia al maestro inglés con el cual tenía ya programado hacer su primer seminario espiritual. Con esa inquietud, se acercó al maestro inglés y le preguntó -¿y usted qué hace acá?, ¡me sorprende verlo entre los aprendices!. Este le respondió -eso es precisamente lo que soy un aprendiz, todo lo que sé es producto de la alienación mental, del “copiar y pegar”, me da trabajo, fama y dinero, estoy cansado de ésta vida y con humildad vengo a conocer la verdadera espiritualidad. Y continuó -éste maestro indígena apenas sabe leer y escribir pero conoce de los apukunas, de la pachamama, de la energía espiritual de los Andes porque vive y respira en ella, en cambio todo lo que yo sé es teoría, constructos hipotéticos basados en filosofías antiquísimas propias de las culturas y pensamiento oriental, las conozco, las domino pero en el fondo no las siento dentro de mi corazón.

Acotó: -sin embargo este hombrecito de color cobrizo conoce la llave que comunica el mundo material y el espiritual y quiero ser su discípulo, porque pienso abandonar el mundo ilusorio que me he construido y reaprender todo de nuevo.

Cuando ya era hora del comienzo de la conferencia el maestro indígena les dijo a los presentes -para escucharme les pido una sóla cosa, déjen de lado todo lo que saben por un momento, apaguen sus celulares y grabadoras, vamos a hablar con la madre tierra y vamos a tratar de llegar a ese punto tan difícil e inaccesible que es el corazón del hombre occidental. Luego continuó -si esto no es posible les ruego que no pierdan el tiempo en ésta conferencia ya que yo debo hablar con sus corazones fríos y duros. Al terminar sus últimas palabras la mitad de los presentes abandonó la sala. Cuando finalmente pudo comenzar el curandero, cantó unas melodías -semejantes a los icaros amazónicos- cuyas letras eran inentendibles y sin sentido, pero a medida que se escuchaba, los presentes se relajaban y entraban en un estado de trance muy agradable y armonioso, luego pasaría uno a uno en frente de los presentes dándoles la mano y abrazándolos como una forma de bienvenida.

Mario entendió con esta experiencia que no se debe subestimar la falta de diplomas y papel escrito, además supo que tenía que tener la mente abierta y libre de prejuicios, antes de llenarla de nuevo con tantos libros y experiencias culturales lejanas y ajenas. Al final dijo -siento que estoy comenzando a construir mi verdadera experiencia espiritual. Con el pasar del tiempo se supo que Mario y el gurú occidental eran discípulos del maestro indígena Q’ero cuzqueño.

Fuente: http://www.takiruna.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s