María Apaza, el retorno de la curandera

maria apaza 2

MARIA APAZA, EL RETORNO DE LA CURANDERA

Por Arnaldo Quispe

Era un encuentro especial con María Apaza y era necesario preparar el terreno para ir a verla…

Maria Apaza a sus casi 88 años es la última descendiente de un linaje de curanderos andinos casi en extinción, ostenta el grado de Altomisayoc de las comunidades de la nación Q’ero.

Altomisayoc es un título casi inutilizado y hasta olvidado dentro de la tradición espiritual andina, que hace referencia a aquél (hombre o mujer) que ha sido elegido por la propia Pachamama para que lleve su propia voz y puedan ejercer como intermediarios con el mundo de los espíritus. La elección del Altomisayoc -que escapa al propio alcance humano- se realiza tradicionalmente con la caída de un rayo de manera fortuita. El iniciado que sobrevive a este acontecimiento tendrá un período de tiempo para decidir si aceptar o no este designio de la madre naturaleza, período luego del cual en el caso que opte por asumir este rol, tendrá que someterse igualmente al aprendizaje de la ritualidad andina y las pruebas de paso como si se tratara de cualquier otro sacerdote andino.

Para tomar contacto con María Apaza, por lo que ella es y lo que representa se necesita una gran apertura de la mente y del corazón. La energía primordial que corresponde en este caso es al poder del Munay, es decir la fuerza del amor y del corazón. La conexión con María Apaza se logra mejor a partir de la simplicidad y de despojar al ego de cuanta carga uno acumula para sentirse mejor. Con ella el contacto es muy sutil, de gran sensibilidad con lo cual uno logra recargar su propio burbuja con el samiy esencial de la Pachamama.

María Apaza parece haberse olvidado de las inclemencias del paso de los años y se presenta entre nosotros los mortales como un ser jovial, tan llena de vida como si se tratara de una niña. Ella nos deleita con su presencia, para sorpresa de todos todavía canta, baila y salta al ritmo de la música andina amenizada por la elegante flauta de su hijo Manuel.

Según el mensaje de mis apus, ella es como la misma Pachamama, destinada a entrar al mundo de los apus, a habitar perennemente entre las montañas como guía espiritual de su pueblo y de muchas personas a quienes ha curado y enseñado las artes curativas andinas. Ella presenta y lleva consigo el poder de cada elemento de la madre tierra, utiliza su poder a libre albedrío cuando hay mayor necesidad en uno u otro aspecto, sobre todo a quienes siente intuitivamente que debe atender.

En una tierra llena de espacios y momentos me considero un privilegiado por haber compartido un momento en la vida de María Apaza, por haber danzado con esta mujer medicina con música de viento de la Pachamama. Estos pequeños momentos e instantes de luz los conservaré dentro de mi propio almacén de grandes experiencias personales. Sulpayki María Apaza.

Fuente: http://www.takiruna.com

Los Q’ero, mito y realidad (parte 2)

camino-a-qero-2017-5
Danza ceremonial Q’ero

LOS Q’ERO: MITO Y REALIDAD – PARTE 2

Por Arnaldo Quispe

Cuando en el año 2012 publicara el artículo titulado “Los Q’ero: Mito y realidad” todavía podía hacer referencia a aspectos simples o elementales acerca de la vida comunitaria de los Q’ero. En dicho artículo había hecho referencia al respeto primario que merecen estas pacíficas comunidades que sobreviven al acecho de la minería ilegal, el narcotráfico y la injerencia pseudoreligiosa.

Hoy por hoy el escenario no ha cambiado en cuanto a los aspectos antes mencionados, ya que por increíble que parezca por ejemplo, numerosas sectas religiosas vinculadas al protestantismo encuentran cada día mayores adhesiones entre las poblaciones de las comunidades. El escenario actual sin embargo parece haberse movido con mucho mayor contundencia en el plano de la industria del turismo místico-esotérico y hoy por ejemplo hay numerosos sacerdotes de las comunidades Q’ero que han emigrado al parecer a las grandes ciudades para salir al encuentro precísamente del turista ávido de una experiencia mágico-religiosa.

Esta nueva industria de turismo místico viene suscitando en algunos casos controversia y desinformación. Genera una gran confusión en el sentido que se comienza a tergiversar la historia y las auténticas tradiciones ancestrales, las cuales en última instancia vienen siendo transformadas en ingeniosas propuestas o modelos propios de la moda de la nueva era espiritual. Se observa con la llegada de este fenómeno por ejemplo, que la lengua originaria quechua viene siendo cambiada y pésimamente pronunciada. Todos sabemos de las graves consecuencias que implican cambiar una sola letra o vocablo para la pronunciación del sentido espiritual e intelectual de un idioma sagrado como lo es el quechua.

En este aparente plano de complicidad o silencio de parte del mundo académico y de grandes personalidades de la esfera mística, no creo pertinente continuar siendo testigo mudo de cuanto acontece y a expensas de cuanto pudiera suceder, considero prudente elevar a la opinión pública algunas ideas que han sido recogidas de la mano de la experiencia directa y de la convivencia con las comunidades altoandinas de la Nación Q’ero.

Mi intención al dar a conocer estos puntos de vista no es la de restarle importancia y vigencia al sentir de estas comunidades, todo lo contrario. Por lo demás resulta ser una iniciativa que intenta recoger la esencia de este pueblo pacífico que ostenta una riqueza etnocultural invalorable, pero que viene siendo reducida al cauce de lo mágico-religioso y al esoterismo. La nación Q’ero como ya dijera en otra oportunidad debe ser respetada y considerada dentro del terreno cultural y para muestra un botón: debido a que resulta urgente revalorar sus cantos, música, expresiones populares, vestimenta, folklore, espiritualidad autóctona y actividades productivas tradicionales que caracteriza la verdadera esencia de la Nación Q’ero.

He aquí que presento otros mitos modernos que se recogen de la actualidad acerca de los Q’ero:

  1. LOS Q’ERO SON UNA CULTURA APARTE PARALELA AL IMPERIO INCA. Por extraordinario que parezca hoy se menciona hablar en algunos círculos, que las comunidades Q’ero habían surgido de manera autóctona, como en paralelo a la civilización Inca, llegando al extremo de declarar que se trata de una cultura aparte, con propia historia y hasta antagónica a los avances territoriales de los Incas. Esto no solo carece de fundamento histórico sino que también pone en evidencia que hay grupos interesados en tergiversar y hasta deformar la historia por cuestiones de intereses personales y económicos. Hay referencias etnohistóricas que sostienen que los Q’ero provienen de poblaciones que luego de ser sometidos por los Incas fueron trasladados para ocupar dichos territorios -los Incas solían hacer esto con las poblaciones sometidas para la conformación de sus ayllus-. Otra versión señala que fueron seleccionados como población fronteriza y guerreros para hacerle frente a grupos de “Antis”, es decir tribus de invasores provenientes de la Amazonía. Una tercera versión sostiene que luego de la derrota final de los Incas de Vilcabamba –por parte del ejército español- el ejército Inca fue desmenbrado y reagrupado  para la realización de trabajos forzosos (mita y minca de explotación colonial), esta situación continuó durante el período de la república hasta el siglo pasado, esta vez bajo el dominio de la burguesía criolla de la mano de hacendados y terratenientes.
  2. LOS Q’ERO SON DESCENDIENTES DE LOS “LAIKAS” O SABIOS DE LA PROTO-HISTORIA. En la literatura de Villoldo se suele encontrar esta afirmación, que da cuenta que con la llegada del nuevo milenio y sobre todo desde el año 2006 algunos maestros de sociedades secretas que se llamaban “Laikas” bajaron de las altas montañas andinas del territorio de la nación Q’ero por primera vez y revelaron sus secretos espirituales. Esta versión tiene obviamente un marcado aspecto épico y carece de referentes académicos e incluso de sentido común, pero encuentra un gran reconocimiento por parte de las comunidades esotéricas y místicas del mundo occidental. Como los sucesos son recientes no se ha revelado qué o quiénes fueron los maestros secretos de origen Q’ero que transmitieron sus conocimientos a Villoldo, que ahora comparte abiertamente con la entera humanidad. Como quiera que sea se afirma que los Laikas fueron seres de elevada capacidad espiritual que viajaron desde Asia hasta llegar al continente americano y que probablemente viven escondidos entre las poblaciones Q’ero bajo la denominación de “guardianes de la tierra”.
  3. LOS Q’ERO SON ARTÍFICES DEL MUNAY-KI. Como en el caso anterior los Laikas y grandes sacerdotes de orígen Q’ero -según afirma Villoldo- le transmitieron 9 ritos o códigos compactos denominados Munay Ki, que eran la síntesis de todo el conocimiento e iniciaciones secretas de los chamanes andinos. Hoy sin embargo la realidad es diferente, cuando uno viaja por ejemplo a las comunidades Q’ero y toma contacto directo con sus sacerdotes Pampamisayoc autóctonos en ningún caso se logra sostener que el camino o escuela que ellos persiguen se llame “Munay Ki”, ninguno hace referencia a un top de nueve ritos bien agrupados de manera metodológica para iniciarse en chamanismo andino. Esto hace suponer que el artífice intelectual de esta corriente andina sea el proprio Villoldo, probablemente por haber quedado encantado o muy entusiasmado en un primer momento con la lengua original quechua, ya que Munay Ki se traduce al español como “te quiero”. Aún así el tema está hecho y bien posicionado debido a que como método holístico propuesto por un científico occidental ha tenido repercusiones mundiales. Sin embargo muchos peregrinos occidentales en su afán de descubrir in situ los ritos o códigos Munay Ki en las montañas andinas, se confrontan con la realidad manifesta sobre este capítulo del escenario místico andino.
  4. LOS Q’ERO PROPONEN SUS ENSEÑANZAS EN CÓDIGOS ANDINOS. Si el tema del Munay Ki parecía ser novedoso e ingenioso, el fenómeno de los supuestos Códigos Andinos ha tenido un efecto “schock” de impacto inmediato en muchas personas ávidas por querer seguir sintetizando “nuevos” conocimientos ancestrales que van surgiendo, como en este caso de la tradición espiritual andina. Esta propuesta surge a partir del año 2012 de la mano de Nicolás Pauccar, jóven sacerdote Q’ero que antes había trabajado como guía de turismo y que saliera del anominato gracias al film-documental “Humano” (2012) de Alan Stivelman. Lo banal de estos códigos herméticos es que encuentran mucha semejanza con los alcances teóricos de personajes importantes del mundo místico actual como son José Luis Parise, psicoanalista de origen argentino y otros de origen español que no vale la pena mencionar. Lo cierto de todo es que la palabra código no existe en el lenguaje quechua y los auténticos sacerdotes Q’ero desconocen del paquete de códigos agrupados en una lista de siete. Hoy por prepotencia o negligencia se mencionan inclusive dentro de esta propuesta de códigos andinos, una clara deformación del idioma quechua originario, aunque por otra parte algunos de los supuestos códigos son eso sí “principios” propios de la cosmovisión andina. Lo que sucede es que la gente vive con la imagen impregnada de la palabra código, sobre todo luego de la salida del bestseller-film “El Código Da Vinci” (de Dan Brown) y como era de esperar todos buscamos codificar y decodificar el mundo como consecuencia. Esto corresponde enteramente al modelo de paradigma occidental, más no al paradigma andino. Palabras como codificar, decodificar, sistematizar, analizar, descomponer, etc son verbos-acciones propios del pensamiento occidental. Nuestra idea no es afirmar o negar la presencia de los códigos andinos, la intención es aclarar que en el mundo andino no nos basamos por códigos o pasos secuenciales de códigos a seguir, por lo que no corresponde con el conocimiento autóctono u originario. Y los artífices de esta metodología de nueva era bien harían en aclarar su autoría final, a fin de deslindar la verdad sobre esta novedosa injerencia en el mundo andino.
  5. LOS Q’ERO CONSERVAN SECRETAMENTE LA CIUDAD DE ORO DEL PAITITI. Se habla acerca de este tema como para dar una pista al mito del Paititi (no se trata del Dorado que es otra versión que proviene desde Colombia). El Paititi sería la perdida ciudad Inca edificada completamente de oro. Este secreto a viva voz se viene manejando desde hace décadas, por lo que múltiples exploradores han recorrido el ancho y vasto territorio andino y hasta amazónico para dar con la ciudad perdida. Ahora se dice que en el territorio de los Q’ero se encuentran los últimos trazos para dar con el paradero de esta lejana ciudad. En realidad esto es parte de los mitos urbanos que tienen relación con las historias que suelen contar los “bricheros” por ser personajes autóctonos sobre todo de la ciudad del Cusco, que viven engatuzando y timando a jóvenes turistas expuestos a la aventura y la búsqueda espiritual.
  6. TODOS LOS Q’ERO VIVEN EN CHOZAS O CASAS DE PIEDRA. Con la llegada de la civilización occidental muchos Q’ero han emigrado a las grandes ciudades. Con la consecuente adopción de estilos de vida y lenguaje de absorbentes metrópolis como el Cusco. Por ello es falsa la afirmación que todos los Q’ero viven en chozas de piedra –como por ejemplo aquello que nos hace ver Alan Stivelman en su documental “Humano”- muchos de los migrantes han encontrado muy buenas oportunidades de trabajo en relación al turismo místico y el trabajo artesanal. Obviamente cuando se trata de familias enteras de migrantes en el caso del acceso de los niños a las escuelas, estas absorben por completo a los nuevos educandos, formando una nueva generación cuya ideosincracia es equiparable con el estilo de vida en las grandes ciudades aún si son andinas. Este detalle no pasa desapercibido cuando hoy encontramos jóvenes Q’ero trabajando como guías de turismo y hasta técnicos-profesionales, pero con una híbrida mentalidad andino-occidental.
  7. EN Q’ERO YA NO HAY SACERDOTES ALTOMISAYOC. Esto parece ser verdad en un inicio, pero el tema no es que se trate de buscar los últimos sumos sacerdotes de este perdido linaje, la realidad es otra en el sentido que en Q’ero nadie siente la necesidad de aspirar a este alto grado por las consecuencias que ello contrae. En Q’ero parecen estar en paz y armonía con el nivel de Pampamsayoc. En primer lugar todos parecen estar de acuerdo en afirmar que ser Altomisayoc es aquél que es elegido únicamente por la madre tierra y para ser más concretos mediante la caída de un rayo. Una primera carga del rayo permite “eliminar” toda esencia material, una segunda carga le permite “transitar” al mundo espiritual, y la tercera y última parte permite “recomponer” al nuevo elegido otorgándole de nuevo la vida. Es difícil suponer que alguien pueda comprobar si este hecho pudiera ser cierto o no, pero de acuerdo a las tradiciones este suceso viene precedido de señales y acontecimientos que anuncian la llegada de un nuevo candidato, por lo que toda la comunidad acepta el hecho como real y auténtico. La caída del rayo será el punto decisivo en este caso, en adelante este sacerdote elegido por la Pachamama tendrá que realizar sus propias iniciaciones y prepararse en la montaña para estar a la vanguardia de su elección, puesto que nadie nace sabiendo. En la actualidad por ejemplo solo se reconoce la presencia de una sacerdotisa Q’ero Altomisayoc que lleva el nombre de María Apaza. Hoy ella viaja por todo el mundo de la mano de sus hijos pampamisayoc transmitiendo su sabiduría y conocimiento. Es curioso saber que mientras en Q’ero los altomisayoc están en peligro de extinción en otras provincias altoandinas la tradición se conserva y hay un Altomisayoc representativo de cada distrito o población como lo demuestra Lanata en sus investigaciones.
  8. TODOS LOS Q’ERO SON PRACTICANTES DE LA ESPIRITUALIDAD ANDINA. Como ya antes se ha aclarado, no todo los Q’ero son practicantes de la ritualidad andina, muchos como en otras comunidades se dedican al pastoreo de llamas y alpacas, a la agricultura y el comercio de trueque. Son muy pocos los que han optado por dedicarse a tiempo completo al sacerdocio como trabajo. Y esto llama a otro fenómeno que tiene el nombre de turista. En Q’ero como en otras comunidades queda claro que el turista blanco u occidentale es quién “trae la plata”, obviamente esta demanda da como respuesta que los propios sacerdotes salgan en la búsqueda de nuevos recursos económicos. Según mi opinión aún son pocos, pero los hay aquellos sacerdotes pampamisayoc que permanecen en sus comunidades y por ende vienen a ser los más “puros” y menos contaminados por la civilización occidental.
  9. LOS Q’ERO FUERON DESCUBIERTOS EN LAS DÉCADA DE LOS ’50s. Cuando se habla de esto se hace alusión a la expedición que realizara el antropólogo peruano Oscar Nuñez Del Prado junto a otros académicos a mediados de los años ’50, en la que se asegura que se descubrió por primera vez a las comunidades Q’ero, algo así como el descubrimiento de una civilización perdida o encerrada en el tiempo entre las imponentes montañas andinas. En realidad esto del “descubrimiento” – que dicho sea de paso nos hace recordar al mito del “descubrimiento de América”- no deja de ser un mito moderno para sobrevalorar un hecho simple y concreto. La expedición si existió y tuvo sus objetos de estudio, por lo cual si se puede afirmar que se trate de la primera expedición científica a estas comunidades, pero más no así de “descubrimiento”. Además también se derrumba el mito de “población encerrada”, ya que durante mucho tiempo los Q’ero estaban sometidos al poder de la burguesía cuzqueña en donde ricos terratenientes eran poseedores de títulos de propiedad en las tierras de los Q’ero, estos personajes visitaban las comunidades con absoluta prepotencia y recogían la producción económica que les eran asignados a ellos como legítimos propietarios de tierras. Por otra parte, hay una foto de los años ’20 del reconocido fotógrafo cuzqueño Martin Chambi que da cuenta de comuneros de origen Q’ero en Paucartambo, lo cual demuestra el intercambio comercial o trueque que mantuvo siempre comunicados a los Q’ero con el resto de las comunidades de la provincia.
  10. LOS Q’ERO ESTÁN DEFORMANDO EL LENGUAJE QUECHUA. La salida y exportación del conocimiento chamánico de los Q’ero está trayendo consigo otro fenómeno que es la deformación de la lengua quechua originario. Si bien es cierto la lengua quechua o runasimi se basa en una tradición completamente oral, esta ya lleva décadas transformada en un lenguaje escrito siguiendo patrones obviamente occidentales. En definitiva hay un lenguaje escrito como consecuencia del lenguaje oral. El problema de este mito no es responsabilidad de los Q’ero o de otras comunidades altoandinas, el tema pasa por comprender que son los propios occidentales que exportan los conocimientos ancestrales los responsables de esta deformación de la lengua escrita y por ende de la pronunciación del quechua original, cambiando por ejemplo vocales y en casos más graves consonantes o sílabas enteras.
  11. LOS Q’ERO SON LOS ÚNICOS DEPOSITARIOS DE LA ESPIRITUALIDAD ANDINA. Se ha recogido la versión que circula entre algunos círculos esotéricos que afirman que los Q’ero son los últimos y hasta los únicos depositarios de los conocimientos ancestrales andinos, lo cual hace suponer que resta importancia o valor a múltiples comunidades altoandinas que conservan de igual manera intacta las tradiciones y ritualística ancestral. Es ocioso mencionar las numerosas comunidades o naciones depositarias de la sabiduría de los antepasados, pero solo basta hacer un recorrido por las zonas rurales de regiones peruanas como la del Cusco, Ayacucho, Apurimac, Puno, Huancavelica y Arequipa, para conocer la gran variedad de comunidades altoandinas que conservan intactos los rasgos y tradiciones que provienen inclusive desde época pre-hispánicas. Esto sin mencionar al hermano país de Bolivia o Ecuador. Ante esta situación conviene aclarar por respeto al gran mosaico de comunidades altoandinas, que la nación Q’ero y su territorio conformado por sus cinco anexos no son los últimos depositarios de la espiritualidad andina, como tampoco pueden ser considerados los únicos practicantes del chamanismo andino originario. Basta entrar -como ya se ha dicho- en cualquier comunidad de las regiones antes mencionadas para comprender que las prácticas de ritualidad mágico-religiosa persisten y sobreviven al paso de los tiempos.

Como en el primer artículo, en este segundo me asumo completamente la responsabilidad de estas líneas y aclaro una vez más que el presente artículo es a título personal, pues no tomo la palabra ni hablo en nombre de nadie, por considerarme como desde un inicio un modesto maestro independiente. Soy consciente que de recibir críticas sobre el tema, pues en el mejor de los casos que se refieran al tema tratado de modo objetivo y alturado. Como ya antes dijera me manifiesto por medio de esta página sin ánimo de esperar la solidaridad de nadie, teniendo únicamente como soporte el amor hacia la pachamama y la energía viva (kawsay) que gira en torno a nosotros, elementos a los cuales hay que agradecer sensatamente de modo cotidiano y perenne. Gracias – Sulpayki.

Fuente: http://www.takiruna.com

© Este artículo, así como otros de Arnaldo Quispe – Takiruna se pueden compartir o difundir sin necesidad de solicitar permiso al autor, siempre y cuando no se altere el contenido de inicio a fin y se mencione en cualquier caso la fuente respectiva.

Sigue este enlace para leer acerca del artículo “Los Q’ero: Mito y realidad” (primera parte) click …AQUÍ.

Bibliografía:

  • BARRIONUEVO, Alfonsina. “Hablando con los Apus, poder en los Andes, la fuerza de los Cerros”. Tercera edición, Lima 2011.
  • GUZZINATI, Massimo. “Il Lascito degli Inka: Kawsay Puriy, Origine ed Evoluzione del Sapere Iniziatico Andino”. Autoedizione italiana 2010.
  • ELIADE, Mircea. “Mito y realidad”. Editorial Labor SA. Barcelona 1991.
  • HUARACHE MAMANI, Hernán. “Gli Ultimi Curanderos”. Ed. Piemme. Milano 2012.
  • JENKINS, Elizabeth. “Iniciación en el Corazón de los Andes”. Ediciones B, SA. Madrid 1997.
  • LANATA, Xavier Ricard. “Ladrones de sombra, el universo religioso de los pastores de Ausangate”, Ed. Instituto Francés de Estudios Andinos. Lima 2007.
  • SARTI, Roberto. “El Seme Dell’Inca”. Edizioni Del Cigno. Peschiera Del Garda VR – Italia 2007.
  • VARIOS AUTORES. “Q’ero, el último ayllu Inka”. Fondo editorial de la UNMSM. Lima 2005.
  • VILLOLDO, Alberto. “Chamán, Sanador, Sabio”, Ediciones Obelisco. Barcelona 2007.
  • VILLOLDO, Alberto. “Las cuatro revelaciones”, Ediciones Sirio. Málaga 2006.

Iniciamos el “Proyecto Q’ero Shop”

mesa-ceremonial

Q’ERO SHOP

COLABORA CON ESTE PROYECTO SIN FINES DE LUCRO…

Por Takiruna

Este espacio está dedicado a la promoción de textiles y artesanías que provienen directamente de la Nación Q’ero, pero también se van a promocionar algunos otros productos de los pueblos autóctonos andinos.

La idea es compartir la gran diversidad de productos que elaboran de modo manual los tejedores y tejedoras de la nación Q’ero, para este propósito contamos con convenios exclusivos como es el caso de la pareja de tejedores Lorenzo Quispe y Lucía Macchaca, quienes son esposos y comparten la misma visión de dedicar su tiempo en la elaboración de indumentos y vestimentas de uso ceremonial y ritual, esto puede ser muy útil para quienes practican la medicina andina y se inician en la experiencia de realizar despachos y trabajos con las mesas chamánicas andinas.

lucia-macchaca
Doña Lucía, tejedora Q’ero

Así mismo para el trabajo de artesanías en piedra tallada-pulida contamos con el convenio de artesanos muy importantes de la región del Cusco como por ejemplo Don Abelardo Mirano, quién elabora a pedido sus trabajos de set de chumpis y otros encargos a solicitud.

PAUTAS DEL PROYECTO Y ENTREGA DE LOS PRODUCTOS

  1. Misión: El proyecto implica el apoyo directo de ayni como una manera de intercambio directo entre los tejedores-artesanos y el público interesado.
  2. Convenio solidario: Esta página o red de la escuela Kawsay Puriy interviene como un puente que pone a disposición de sus usuarios los productos elaborados directamente en Perú, que tienen el valor agregado que son auténticamente elaborados por la mano directa de los artesanos altoandinos. En otras palabras esta página y Takiruna son los gestores del proyecto que garantizan el intercambio recíproco de las artesanías y textiles con sus usuarios, socios y alumnos de la escuela.
  3. La elaboración de los productos: Los productos más importantes se elaboran básicamente por períodos de tiempo. Estos períodos son divididos en 4 ciclos del año calendario: De Enero a Marzo, de Abril a Junio, de Julio a Setiembre y de Octubre a Diciembre.
  4. Las fechas de envío: Estas se definen igualmente en cuatro momentos específicos del año y guardan relación con los ciclos antes mencionados: La última semana de Marzo, la última de Junio, así mismo la última de Setiembre y la tercera semana de Diciembre.
  5. La recepción efectiva: Es el tiempo o plazo de entrega final, este varía desde la fecha de envío hasta que el cliente o beneficiado recibe en sus manos el producto. Este plazo de envío y recepción en todo el mundo por correo courier varía desde 1 a 3 meses.
  6. Procedimiento: Cuando un cliente realiza la compra efectiva, el producto viene solicitado para su elaboración. Una vez terminado o cofeccionado o terminado el producto este se conserva a la espera de ser enviado a su nuevo propietario.
  7. Excepcionalidad: Cuando se dispone del stock necesario el envío del producto se agiliza y los tiempos suelen reducirse. Esto será comunicado igualmente al interesado.
  8. Toma de contacto: Cuando los interesados o potenciales clientes contactan con esta web, normalmente se les describe la naturaleza de los productos. Este momento es clave para conocer en detalle la necesidad del cliente.
  9. Devolución: Gracias a la toma de contacto e intercambio de información se previene el fenómeno de “devolución”. En este sentido cabe aclarar que una vez realizado la compra, elaboración y entrega del productos artesanal no hay lugar a devolución por tratarse de un producto atípico no tradicional elaborado a mano.

La idea es colaborar con los artesanos y tejedores de la nación Q’ero, y de otros contextos andinos, quienes únicamente elaborarán los productos de acuerdo a los pedidos que vayan llegando. Esto permite afirmar que durante todo el año se puede acceder a este servicio de compra-venta por parte del interesado.

Pero se tendrá que considerar el ciclo del año en que corresponde el pedido y luego la semana destinada al envío respectivo. Esto es clave igualmente. Por ejemplo, si alguien ordena en el mes de febrero una mastana ceremonial y de no haber stock respectivo, esto será tomado como una “orden de manufactura” y el telar será elaborado de inmediato por los tejedores. Pero el envío final al país de destino se efectuará en este caso la última semana de marzo.

Esto pone orden a este sistema de apoyo solidario para la elaboración de textiles por parte de las familias Q’ero y otros artesanos andinos, de lo que se trata es de darle salida a la manufactura-arte Q’er0 y de los pueblos alto-andinos peruanos, de modo que incrementemos la mano de obra con costos y precios razonables, evitando de este modo las numerosas tiendas de intermediarios o el monopolio de algunos inversionistas que lucran con el trabajo ajeno.

ALGUNOS EJEMPLOS DE PRODUCTOS PARA HACER PEDIDOS

MASTANA CEREMONIAL Q’ERO

La mestana o mastana se utiliza en un sinfin de ocasiones: lectura de hojas de Coca, Despachos, envoltura de la mesa. Las mujeres Q’ero la usan también como manta corta para los hombros, etc.

Mastana para la mesa andina Q'ero

MASTANA CEREMONIAL Q’ERO DE LA DUALIDAD

La mestana o mastana de la dualidad se utiliza para la lectura de las hojas de Coca y como complemento de otros trabajos ceremoniales.

mastana-dualidad

MASTANA CEREMONIAL Q’ERO TAWANTIN

La mestana o mastana se utiliza para la lectura de la hoja de Coca e igualmente para complementar los trabajos ceremoniales y despachos.

mastana-tawantin-2

PIEDRAS CHUMPI KHUYAS

Adquieren diversos nombres como Illapas, Mullus o Chumpi-Khuyas. Se utilizan para el trabajo de iniciación del Chumpipaqo, de igual modo en la apertura de los centros energéticos y para realizar el tejido de las cinturas que llevan el mismo nombre. Hay juegos de 1 a 5 puntas y de 1 a 7 puntas.

chumpi-khuyas

Si tienes la intención de visitar esta pequeña e ingeniosa tienda a fin de colaborar con este proyecto solidario entra en el siguiente enlace: haz click …AQUÍ.

Fuente: http://www.takiruna.com