Mitos modernos acerca de la mesa curanderil andina

mesa-ceremonialMITOS MODERNOS ACERCA DE LA MESA CURANDERIL ANDINA

Por Arnaldo Quispe

La mesa andina es una herramienta de uso común dentro del escenario andino, ella consiste en disponer esencialmente de un espacio sagrado y viene a ser el núcleo (qosqo del qosqo o centro del centro) dentro de los trabajos ceremoniales y curación que el curandero o paqo realiza. Las mesas andinas varían dependiendo de valores regionales, locales y también por las diferentes escuelas místicas existentes. Una mesa piurana en la costa norte del Perú se realizará agrupando elementos que la mesa andina no presenta, por ejemplo la presencia de talismanes, cruces, espadas, estatuillas e imágenes de Cristos y santos, etc. Para otros curanderos de la costa peruana, la mesa será toda una habitación con objetos de poder y protección sin los cuales no sería ventajoso trabajar. En la selva peruana algunos curanderos mestizos utilizan una mesa propiamente dicha (tabla de madera) con sus objetos de poder que por lo general son piedras, perfumes, grasas de animales y aceites de vegetales para sobar el cuerpo, plantas sagradas, tabaco, etc.

La mesa andina al cual vamos a hacer referencia en este artículo trata de la mesa común para el curanderismo del sur peruano, al cual se le llama de igual modo mesa, misa o “misha” y que por lo general es portátil o de fácil transporte, debido a que se compone de un manto simple que presenta motivos andinos al cual se le llama mastana, mestana o unkhuna. Una característica esencial de este tipo de mesa es que el manto utilizado se encuentra cosido por los laterales de dos mitades semejantes, como si se tratara de un espejo, siendo el resultado final un solo manto ancho y rectangular, casi de tamaño cuadrado.  La envoltura del manto con sus objetos en el interior conforma un “paquete” chamánico de amplio uso dentro de las regiones de Cusco, Ayacucho y Puno. Este paquete por lo general viene sellado o fijado por una faja andina llamada chumpi formando una cruz por ambos lados de la mesa. Se utilizan también las watanas hechas de semillas pini. Completa el aspecto exterior el empleo de dos pequeñas campanas que van a representan el lado femenino y el masculino del mundo cosmogónico andino.

En el interior de la mesa se suele utilizar un set de objetos personales para la práctica chamánica o de curación, objetos que al formar parte de la mesa vienen a llamarse “khuyas”. Los más utilizados son piedras sagradas heredadas del linaje familiar como conopas, chumpis y otras piedras mágicas consagradas por chamanes o durante ceremonias ancestrales. Las khuyas son también talismanes, cuarzos, obsidianas, pirámides, objetos de la suerte, fotos, péndulos, semillas wayruros, perfumes, piezas de madera o pequeños instrumentos musicales. Todos estos objetos son de uso personal para su portador y solo tienen sentido si se saben usar como parte de los recursos de los rituales de curación. Con estos elementos a disposición la mesa representa un espacio sagrado o área de trabajo del paqo curandero, el cual asume el carácter de sagrado (waca) y que va servir de puente para con sus aliados espirituales, a las cuales se va a invitar para que acompañen y bendigan los rituales a realizar.

El paqo andino casi siempre se encuentra acompañado de su mesa personal. La lleva a todas partes aún si no realiza ningún trabajo espiritual. Esta es una costumbre que da forma a la creencia que la mesa vive y debe ver y respirar como si se tratase de un elemento vivo, porque en primera instancia se piensa que este núcleo posee la vitalidad de la propia pachamama. Una fuerza extraordinaria que vive conformando dinámicas sutiles, secretas, mágicas y sincronicas que ayudan al buen desarrollo social y salud del ayllu de pertenencia y comunidad pluriecológica en general.

MITOS MODERNOS ACERCA DE LA MESA ANDINA

Este artículo es una iniciativa que da respuesta a innumerables inquietudes sobre esta temática, que llegan por medio de las redes sociales. Muchas de las preguntas que llegan por medio de los emails de contactos y seguidores han sido clasificados por grupos y clasificados en un total de diez mitos. Esto ha permitido simplificar muchas respuestas y acercar las ideas que quedan sueltas lo más cercano a la realidad.

MITO 1: “PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA MESA ANDINA SE NECESITAN TRES MANTAS ASÍ COMO SE MUESTRA EN EL VIDEO”. Esto es muy nuevo dentro del chamanismo andino. Aunque sea muy atractivo para el video-chamanismo, carece de sustento material u oral, ya que no se registran evidencias en ninguna parte que se usen tres mantas interpuestas entre sí para generar el espacio sagrado. Como resulta común cuando una práctica no puede ser sustentada se recurre a afirmar que presenta una procedencia secreta y sus sostenedores se convierten en transmisores únicos de estos secretos. Algo que es contradictorio con la cosmovisión andina que no presenta un carácter ocultista. Lo cierto es que para la construcción de la mesa o misa no se requieren los tres mantos, es más no se requiere que los mantos sean andinos, pudiendo este aspecto ser completado por mantos locales que se consagran por igual durante las ceremonias. Lo esencial es que tengan correspondencia con este tipo de trabajo ceremonial, pudiendo eso sí corresponder con un único manto sagrado al cual se le va a llamar manto ceremonial, que va a ser de uso exclusivo para las ceremonias y para los trabajos con la mesa andina.

MITO 2. “LA MESA Y EL DESPACHO SON LA MISMA COSA”. Mesa y despacho son prácticas que se relacionan entre sí, pero que no presentan el mismo significado. Hoy se confunden estas prácticas como si se tratase de la misma cosa, algo muy lejano de la realidad. La mesa es un recurso básicamente del curanderismo tradicional, que si se tratara de hacer una semejanza con la medicina alopática este recurso correspondería a la función del cabás o maletín del médico de cabecera, debido a que los recursos de la mesa portátil son objetos de curación que pueden ser empleados en todo momento, tanto en casos de rutina o emergencia por parte del curandero o paqo. El despacho es una ceremonia especial que tiene diferentes nombres en el mundo andino: pago, oferta, pagapu, haywariska, corpachada, etc. cuya función principal es crear una alianza de reciprocidad y agradecimiento con los apus y la pachamama como ordenadores del universo cosmogónico andino. El despacho es un momento único celebratorio que propicia la sanación individual y colectiva de los miembros de una comunidad. Despacho y mesa comparten muchas veces el mismo espacio sagrado y hasta los mantos suelen ser los mismos, pero lo que diferencia estas prácticas es la función ceremonial y uso especializado por parte del paqo o curandero tradicional.

MITO 3. “CUALQUIER PERSONA PUEDE PRACTICAR UN DESPACHO ANDINO”. Sobre este tema sagrado y ceremonial de la ofrenda del despacho, es importante dar a conocer que en el mundo andino se tiene mucho respeto al trabajo que realizan los paqos o curanderos que van a mediar con instancias omnipresentes como apus, ñawpas, achachilas o la misma pachamama. Las personas que practican estas ceremonias vienen precedidas por largos años de iniciación y experiencia auténtica con el contexto cosmogónico andino, caracterizadas por pasajes y pruebas iniciáticas de diferente índole ceremonial. Los despachos son ceremonias especializadas para llamar las fuerzas de los apus y de los elementos de la pachamama, en el mundo andino se considera como factor fundamental y evidencia la fuerza del paqo o curandero para precísamente invocar y permitir la ayuda de los grandes aliados. Esta es la razón por la que en primer lugar toda persona que desee trabajar con despachos tenga que desarrollar primero todas sus capacidades y apertura de canales para servir de puente propiciador con el mundo sutil. En el movimiento moderno de video-chamanismo se promueve que todo el mundo puede practicar y hacer despachos como si se tratara de un simple juego en donde hay que manipular o mover los elementos al libre albedrio. Ciertamente las personas tienen amplia libertad de elegir o decidir sobre estos aspectos, por lo que eso sí se recomienda preparación y práctica auténtica consecuente a una tradición espiritual andina que exige años de estudio, entrenamiento y conocimiento preciso.

MITO 4. “PARA LA MESA ANDINA SE REQUIEREN SOLO MANTAS DE ORIGEN Q’ERO”. Los mantos o mastanas de la textilería de la nación Q’ero se caracterizan por su originalidad, belleza y simbolismo, seguramente son las más indicadas para el tipo de trabajo que requiere la mesa ceremonial, sobre todo si se trata de la mesa portátil. Aún considerando este preámbulo los mantos y mastanas Q’ero no son un requisito esencial para la composición de la mesa, elemento que puede ser reemplazado por una manta, tela o tapete de cualquier origen o etnia. Para la cosmovisión andina sería incongruente crear aspectos de exclusividad, debido a que el mundo cosmogónico andino es paritario y holístico, por lo que un mismo elemento se representa en otros y en el mejor de los casos un elemento asume el rol de otro. Esto aplicado a la práctica de la mesa permite que podamos emplear y adaptar ciertos elementos como si se trataran de elementos originarios. Esta situación de los mantos Q’ero está propiciando su masificación comercial y la venta desproporcionada a precios sumamente elevados, que contradicen la mística andina.

mesa
Objetos khuyas de la mesa
20161021_105806
Mesa en Machupicchu
curanderomesa
Mesa típica del norte peruano

MITO 5. “PARA PRACTICAR LA MESA ANDINA SE REQUIERE SER PAMPAMISAYOC”. El pampamisayoc es una categoría de curanderismo dentro del chamanismo andino que se caracteriza por la función ritual y mediación con ciertos elementos de la naturaleza. El pampamisayoc es típicamente un oficiante de la ritualística andina, sobre todo aquella que tiene que ver con la conexión e intercambio con la madre tierra, maneja los principios andinos con propiedad sobre todo cuando se trata del ayni como principio supremo. Una de sus funciones es la de manejar la ritualística de la mesa o misa andina, la cual conoce por generaciones y le es heredada desde el seno familiar. Sin embargo hay otras categorías de chamanes los cuales manejan y conocen el trabajo de la mesa a la perfección tales como los paqos andinos sean estos de tercer o cuarto nivel de conciencia. Así mismo, la mesa andina viene siendo empleada por categorías de curanderos y yatiris para sus trabajos curanderiles con amplio espectro de conocimiento. La mesa andina entonces no es una exclusividad de los sacerdotes pampamisayoc.

MITO 6. “PARA PRACTICAR LA MESA ANDINA NECESITO SABER NUMEROLOGÍA”. Hoy gracias al video-chamanismo esto ha sido introducido a fin de potenciar la mesa andina de acuerdo a modelos no autóctonos. La numerología es un arte milenario presente en todas las culturas de la humanidad, la cultura andina no es la excepción permitiendo el ordenamiento del universo cosmogónico desde la unidad, la paridad y el mundo paritario compartido o tawantin, de allí que la numerología andina encuentre mayor sustento en el simbolismo de la chakana y arquitectura Inca. Por la moda del video-chamanismo sin embargo, se vienen introduciendo conceptos poco auténticos para la cultura andina, sobre todo con el intento de manipularla al modo occidental.

MITO 7. “LA MESA ANDINA SOLO LO PRACTICAN LOS CHAMANES Q’ERO”. La mesa andina no solo es practicada por los chamanes de origen Q’ero, sino que representa un recurso ampliamente difundido entre el chamanismo de cada región geográfica. Este recurso etnomedicinal se emplea en todo el horizonte panandino y cada contexto lo ha adaptado de acuerdo a sus propias ideosincracias. En el norte peruano el sincretismo religioso se halla presente de manera singular, con presencia de cruces, espadas, santos, iconos, etc. dentro de la mesa. Entre los yatiris aymaras la mesa de difuntos o mast’aku es un recurso en el cual se hallan presentes todos los elementos que fueron del agrado de los ancestros: vegetales, dulces, comidas, wawas y bebidas. La mesa portátil andina del Cusco es un elemento ampliamente extendido entre las comunidades altoandinas de todas las provincias sin excepción.

MITO 8. “PARA SER SACERDOTE PAMPAMISAYOC SOLO SE REQUIERE DE PARTICIPAR DE UN CURSO O SEMINARIO”. Me parece que este mito puede llegar a ser resuelto solo con el sentido común. Como ya se ha afirmado el pampamisayoc es una figura sacerdotal que exige –por lo menos en el mundo andino- de años de camino iniciático, entrenamiento, conocimiento y pruebas de pasaje que van a ir afirmando al nuevo elegido para representar a la panaca familiar y ser un guardian del bienestar de la comunidad. Un pampamisayoc es un especialista de la ritualidad de la madre tierra, esto implica desarrollar la fuerza de ser mediador e invocar a los espíritus de las montañas tutelares a fin que sean estos con su poder mágico, los que confieran salud y bienestar a las comunidades. El arte del pampamisayoc en el mundo altoandino exige dominar ampliamente el lenguaje de las plantas y hierbas, el oráculo de las hojas de coca u otros métodos adivinatorios. Con todos estos elementos es difícil suponer que este título de sacerdote pueda ser obtenido dentro del marco de un curso o seminario intensivo, lo cual es propio de las corrientes de video-chamanismo y nueva era para los cuales no existe la palabra prudencia o respeto hacia lo sagrado.

MITO 9. “EL RITUAL DE LA MESA ANDINA SOLO LO ENSEÑAN LOS Q’ERO”. Sobre este tema ya se ha insistido ampliamente en este mismo post, que en modo particular se encuentra asociado a otros mitos que le confieren a los sacedotes Q’ero la suerte de ser omnipresentes y tener la omnipotestad de hacer de todo sin un marco de sentido común. Los causantes de esta estrategia manipulatoria del chamanismo Q’ero hoy afirman por ejemplo, que los Q’ero son especialistas en plantas sagradas como la ayahuasca y la wachuma, algo que se encuentra fuera de la realidad debido a que dentro de las comunidades no se eucentra ningún sustento material ni oral, que afirme que se usen plantas de estos géneros desde tiempos remotos. Las plantas sagradas son una novedad para las comunidades Q’ero y algunos de sus más jóvenes chamanes son objeto de manipulación al incorporar en las ciudades rituales que antes le eran ajenos, por la sola voluntad de encauzar más clientes y sorprender a propios y extraños. La mesa andina es una especialidad de los sacerdotes pampamisayoc, sean estos Q’ero o no y además es patrimonio de paqos, curanderos y yatiris que celebran y manejan la mesa andina desde tiempos ancestrales.

MITO 10. “LOS CHAMANES Q’ERO PROMUEVEN EL “VIDEOCHAMANISMO”. Lo que debe quedar claro en este post es que los chamanes Q’ero vienen siendo manipulados por neochamanes occidentales carentes de todo tipo de escrúpulos, son estos los que suelen aparecen en primer plano en los materiales del video-chamanismo, haciéndose ver como grandes maestros y gurus del chamanismo Q’ero y andino. Este movimiento de video-chamanismo es una moda que viene confundiendo a mucha gente occidental y quienes se dejan sorprender por esta moda aceptan el hecho de creer cuanto observan a través de la producción audiovisual que se presenta como muy atractiva y estratégica. No son los Q’ero a propiciar este movimiento de video-chamanismo, como repito son algunos pocos occidentales de hablahispana, que han visto en los Q’ero un nicho de mercado y oportunidad de negocio redondo, motivo por el cual se encuentran desarrollando una carrera de éxito acelerada y contrareloj.

Me asumo como en otras oportunidades la responsabilidad de cuanto he escrito y las ideas que expreso en el presente post, las cuales deben ser consideradas como apreciaciones personales en función a casi tres décadas de participar dentro de las esferas del chamanismo andino. En cada aspecto de los mitos la lucha contra el plagio de conocimientos es evidente, pero se basa en un factor meramente intelectual, para lo cual considero como foro abierto la exposición de hechos y la lucha continua a favor de la veracidad de los presentes argumentos. Si hay respuestas a las presentes consideraciones que sean dentro de los límites de la cordura y el respeto por la opinión pública que al final de cuentas será quién tenga la última palabra. Muchas gracias.

Fuente: http://www.takiruna.com

2 comentarios sobre “Mitos modernos acerca de la mesa curanderil andina

  1. Excelente artículo, Takiruna. Ya está bien que haya aprovechados y que no respeten las tradiciones. Has sido muy cauto, respetuoso y muy claro con tus explicaviones, y con tus palabras, al no nombrar a M. valls

    Bendiciones hermano. ALFRED

    Me gusta

    1. Estimado Alfred, bienvenido y gracias por los comentarios. La idea es llevar el tema con altura y que sea la opinión pública inteligente la que saque sus propias conclusiones. Necesitamos que las personas se informen y que haya pluralidad en estos temas. Un saludo cordial.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s