El Yacuruna que perdió la memoria – cuento

yacuruna huasi

“La casa del Yacuruna” (“Yacuruna huasi” por Pablo Amaringo)

EL YACURUNA

El yacuruna es el espíritu amazónico del agua por excelencia, etimológicamente el nombre se ha recogido del quechua pues yacu equivale a agua y runa a gente o persona. Las numerosas versiones extendidas a lo largo y ancho de la Amazonía peruana coinciden en señalar su titularidad en espacios fluviales, cochas y ríos, de los cuales dirije a voluntad a otros seres míticos menores. A través de los numerosos cuentos y relatos recogidos se conoce que tiene aspecto humanoide de color verduzco y se desplaza montado de un enorme lagarto de color negro y otras veces sobre el lomo de una gran anaconda, además se adorna con collares y cinturones de boas negras y presenta como calzado los cascos de tortugas taricayas o charapas.

El yacuruna ocupa un lugar privilegiado dentro de la cosmovisión amazónica, viene a representar el espíritu tutelar de seres mitológicos como sirenas, bufeos, animales marinos, peces y de los humanos que habitan en las profundidades de la selva, sobre todo en las laderas de las cochas y ríos. Los curanderos invocan a este espíritu durante las ceremonias rituales de ayahuasca a fin utilizar su fuerza y viajar con ella a las profundidades de las aguas, en donde se obtienen las respuestas necesarias para el bienestar y la vida cotidiana de la comunidad. Se dice además que el yacuruna posee un poder hipnótico sobre las mujeres sobre todo cuando ingresan a la selva en plena menstruación, que luego de seducirlas bajo estado de trance las conducen a sus moradas para transformarlas en sus princesas, lo cual supone que dichas mujeres escogidas no regresarán a sus hogares.

A continuación una historia inspirada en este personaje mitológico.

EL YACURUNA QUE PERDIÓ LA MEMORIA

Por Arnaldo Quispe

Érase una vez un capo de familia que al morir repartió su territorio en sus dos únicos hijos, Tafuén el mayor gobernaría de la márgen derecha del río y Sifuén el menor de la parte izquierda. Entre los dos Tafuén era el más ambicioso y anhelaba poseer el poder de toda la zona, sobre todo recuperar su casa y sus papayales que le quedaban del márgen izquierdo en territorio de su hermano. Sifuén a pesar que era el hermano menor era de estatura enorme, corpulento y el más valiente de los guerreros, aunque lo único que deseaba era la paz con su hermano y llevar una vida de familia.

La paz duró poco tiempo y algunos enfrentamientos esporádicos en las riberas del río señaron el inicio del conflicto, las mujeres que recogían frutos de la otra parte del río no podrían desplazarse más, las familias no podrían realizar sus trueques cotidianos de mercancías y los niños no volverían a jugar juntos con sus canoas.

La situación se agravaría cuando Tafuén con algunos de sus guerreros incursionaron en territorio ajeno para cazar venados, lo cual alertaría a los pobladores, que al comunicar el suceso al capo Sifuén, este fue contrario a batallar por un hecho tan simple como cazar animales. Como Tafuén no vió resistencia en el territorio de su hermano, incursionó al día siguiente con sus guerreros esta vez para recoger muchas papayas de frondosos papayales. Sifuén nuevamente se mostró reacio a combatir con su hermano. Al tercer día Tafuén haciendo de las suyas esta vez ingresó de la márgen izquierda para raptar mujeres vírgenes para su pueblo. Sifuén entererado de los hechos esta vez decidió actuar y salir al alcance de su hermano, cuando las tratativas habladas fallaron los bandos se enfrentaron con sus flechas, dardos venenosos y hasta lanzas. Al final de la batalla ambos bandos perderían para siempre a sus mejores guerreros.

El gran capo de una tribu vecina ajena al conflicto, enterado de este hecho decidió invadir ambos territorios, al hacerlo no encuentró mayor resistencia en el lado de Tafuén, que al defender a su familia cayó derrotado, muriendo en el acto. Luego cuando los invasores cruzaron el río y llegaron al territorio de Sifuén encuentraron que éste con sus guerreros les librarían batalla hasta morir, cuando la contienda se inició y a pesar de la clara ventaja numérica por parte del enemigo, Sifuén con sus guerreros derrotó al invasor, cuyo capo en su huida y en señal de venganza mató a la esposa de Sifuén.

Sifuén muy dolido y en contra de sus principios decidió salir a vengar la muerte de su esposa, reunió a los guerreros sobrevivientes y rápidamente se internaron en la selva tras las huellas de los asesinos de su esposa. Justo cuando estaba por alcanzar al homicida le cayó un enrome tronco de Tangarana en la cabeza, con lo cual perdió el conocimiento y la memoria para siempre. Tras las picaduras fatales de las hormigas del Tangarana su espíritu sería siempre guerrero y errante entre las aguas, además siempre viviría con la sensación de querer luchar por una causa, pero que nunca recordaría el motivo. Será por esto que se ofrece de utilidad cuando es requerido, de asistente cuando se trata de causas justas en bien de una comunidad, pero que esto no garantiza la integridad de mujeres las cuales parece querer seducir y secuestrar, probablemente hasta encontrar la mujer que una vez perdió cuando todavía era humano.

Fuente: http://www.takiruna.com

Un comentario sobre “El Yacuruna que perdió la memoria – cuento

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s