La Ñusta del Stora

LA ÑUSTA DEL STORA

Por Arnaldo Quispe

Decían los ancianos…. «allá donde fluye un río, allí vive una Ñusta. Esto es el espíritu de una sacerdotisa rodeada de agua, bosque, montañas y sus elementales».

Esta en particular se siente desde una manera particular. Posee una potencia transformadora y purificadora. Se siente en el agua y entre las corrientes de aire que suelen refrescar las mañanas antes de la salida del Sol. Esta luego llega a los sueños con mensajes significativos y hasta integradores. Llega a los pensamientos recordándonos la magia del aroma del bosque y de la tierra húmeda, que suelen ser un llamado de retorno a la memoria de la tierra misma. Esta es la Ñustra del torrente Stora, un pequeño río afluente del Vara en el Valle Varese de la Liguria.

Esta era la primera ceremonia de iniciación dedicada íntimamente al trabajo de activación de la memoria de las ñustas en este lugar. Era la primera vez en este año luego de la pandemía que retornaría el discurso de las sacerdotisas en el viejo continente, en un lugar tan lejano para esta tradición andina, pero que sin embargo, parecía sincronizar con el contexto, pues era como estar en casa, sin mayores distancias ni diferencias. Esta tradición de origen andina había llegado en el momento y espacio justo para equilibrar y resonar con todo cuanto nos saliera a nuestro paso. Nos demostraría una vez más que el poder energético de la madre tierra es igual en todas partes, que las tradiciones son cumunes mientras las geografías manienen su color y su fuerza vital. Esta era por demás una tierra con todos sus elementos presentes, con su flora, fauna y sus imponentes montañas.

Como en cada ceremonia dedicada a las ñustas, estas suelen manifestarse en la presencia de cada participante, de este modo tal que a cada una le correspondería la representación de una sacerdotisa diferente, las cuales encajarían inclusive -en este caso- en el número justo. Ni más ni menos. Aunque pareciera un modo subjetivo asignar una cualidad a la ñusta del Stora, algo que es difícil de explicar con las simples palabras, esta tendría una predominante correspondencia con la segunda ñusta en el orden creciente, es decir la Nusta Mujía. La persona iniciada a la cual le correspondería la Ñusta Mujía era quizás -por este motivo- como si estuviera en casa propia. Era como si el lugar le perteneciera energéticamente y todo a su paso encajara a medida.

Monte Carmel

El lugar denominado de nuestro evento era la factoría Monte Carmel que suele ser la sede de verano de la escuela de Psicoterapia Transpersonal de la ciudad de Milán. La sede inmersa en el bosque y con un panorama único que domina el cauce del Stora, es el lugar ideal para este tipo de manifestaciones. Ya en versiones anteriores había llevado a cabo eventos con plantas sagradas y todo había resultado siempre a la perfección. Esta vez y a pesar del invierno dominante el evento nos llegaría como uno de los últimos regalos de Pachamama para cerrar este renaciente año.

Ofrenda a la Ñusta del río

Construcción del despacho de Doña Teresa

Conformando las familia de chumpis

Apacheta para agradecer y enraizar

Danza de sacerdotisas

La Ñusta Karpay es un momento especial. Una pausa para encontrar siete activaciones en el cuerpo energético, las cuales son graduales y van llegando una a una conforme un proceso de transformación enriquecido con danza, canto, dinámicas, máscaras, meditaciones y pruebas de paso pertinentes. Los ritos de las ñustas son un legado basado en las enseñanzas de nuestro insigne maestro Q’ero Don Mariano Quispe Flóres. De modo particular he recibido los ritos de Ñusta Karpay hasta en cuatro oportunidades, dos veces con Don Mariano, una vez con Don Claudio Quispe Samata y una con Don Sebastián Suclle Apaza.

Ñusta Karpay desde la perspectiva de la tradición espiritual andina es la cerebración de un conjunto de ritos encaminados a despertar y tejer el armazón del espíritu de las ñustas en el cuerpo energético personal, esto es un acto ritual-protocolar semejante a un momento de pasaje chamánico caracterizado por la presencia de un estado especial de consciencia sumado a la sensación de emprender un viaje más allá del tiempo. Por lo menos, eso es que se manifiestan los testimonios de las personas que ya participaron de esta experiencia iniciática.

Fuente: http://www.takiruna.com

Esta entrada fue publicada en Ñusta, Ñusta Karpay y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s